lunes, 27 de julio de 2015

Corte IDH restablece medidas provisionales en caso Meléndez Quijano y otros


Coronel Meléndez Quijano


Mediante resolución de 30 de junio de 2015 la Corte Interamericana ordernó restablecer las medidas provisionales ordenadas a El Salvador en el asunto Meléndez Quijano y otros.

En resolución de 17 de abril de 2015 la Corte había revisado las medidas provisionales en favor de la familia Meléndez. Si bien la Corte mantuvo las medidas que protegían a Adrián Meléndez Quijano, su señora y sus hijas, las había levantado respecto a Gloria Tránsito Quijano viuda de Meléndez y a Sandra Ivette Meléndez, madre y hermana respectivamente del señor Adrián Meléndez. La Corte fundó su decisión en el hecho de que en el último año no se habían acreditado que las últimas beneficiarias hubieren sufrido incidentes directamente relacionados con el objeto de las medidas (cons. 33) Si bien la falta de amenazas no significa automáticamente que la persona no esté en riesgo, el tribunal recordó que es un elemento relevante dado el carácter esencialmente provisional y temporal que deben de tener las medidas de protección (cons.32)

Sin embargo, en escrito de 29 de mayo de 2015 Adrián y Sandra Ivette Meléndez Quijano señalaron que la familia Meléndez Quijano había sido objeto de nuevos hechos de amenaza. En concreto, la madre de ellos, Gloria Quijano viuda de Meléndez, sufrió un atentado el 27 de mayo en el que tres personas la golpearon y amenazaron señalando que esto era solo un aviso. Por otra parte, distintos miembros de la familia recibieron mensajes de textos con amenazas, indicándoles que dejaran de presentar denuncian contra militares o se arrepentirían (resolución de 30 de junio de 2015, cons. 1). La Comisión Interamericana señaló que el Estado no ha presentado información sobre las medidas adoptadas para superar las falencias en las medidas de protección (cons. 5).

Teniendo en cuenta estos antecedentes la Corte consideró que “se presenta una situación de extrema gravedad y urgencia y posibles daños irreparables para las personas actulamente beneficiarias de las medidas, así como para Gloria Tránsito Quijano viuda de Meléndez y Sandra Ivette Meléndez Quijano”, por lo que ordenó restablecer las medidas provisionales a favor de la madre y hermanas del señor Meléndez Quijano, por un plazo adicional que vence el 27 de enero de 2016 (cons.8, resolutivo 1). La Corte además ordena al Estado adoptar todas las medidas necesarias para proteger la vida e integridad personal de las beneficiarias, presentar información completa sobre las diligencias efectuadas, permitiendo a los beneficiarios participar en la planificación e implementación de las medidas (resolutivo 2, 3, 6)

martes, 30 de junio de 2015

Cuadernillos de jurisprudencia



Reporte elaborado por Oswaldo Ruiz-Chiriboga.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos dio a conocer en su página web ocho “cuadernillos de jurisprudencia” sobre los siguientes temas:

1) pena de muerte,
2) migrantes,
3) desplazados,
4) género
5) niños y niñas,
6) desaparición forzada,
7) control de convencionalidad, y
8) libertad personal.

Los cuadernillos fueron editados por Claudio Nash. Todos ellos se encuentran disponibles aquí.

Artículo sobre la prueba ante la Corte IDH

Este reporte fue elaborado por Oswaldo Ruiz-Chiriboga

En el último volumen de la Revista Chilena de Derecho (Vol. 42, N° 1, 2015, pp. 297-327) se publicó un artículo llamado “Análisis Sistemático de la Evaluación de la Prueba que Efectúa la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, escrito por Álvaro Paúl, colaborador de este blog.  Éste es el resumen del artículo:

“La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) tiene la apremiante tarea de proteger los derechos reconocidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Al hacerlo, ella realiza una importante labor de análisis de prueba, a pesar de lo cual no ha elaborado una teoría general sobre su sistema probatorio. Este artículo analiza la jurisprudencia de la Corte IDH y la confronta con ciertos elementos clásicos de la prueba, tales como la admisibilidad, la carga de la prueba y las presunciones, para demostrar que es posible presentar una teoría general sobre los principios y reglas probatorios aplicados por el tribunal de San José. Ello, sin perjuicio de que la misma Corte IDH –movida por su compromiso con los derechos humanos– ha pasado por alto algunas de sus propias reglas probatorias, lo que podría ser objeto de críticas.”

Tres nuevos casos ante la Corte

Este reporte fue elaborado por Álvaro Paúl Díaz

Recientemente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió tres comunicados de prensa mediante los cuales informó sobre la presentación de sendos casos ante la Corte Interamericana.  Tales comunicados son los siguientes:

1.  Comunicado 64/2015 (09.06.15), Caso N°. 12.655, I.V., con respecto de Bolivia.

Este asunto fue enviado a la Corte el 23 de abril de 2015.  Según el comunicado, el caso “se relaciona con la esterilización a la que fue sometida la señora I.V. en un hospital público de Bolivia el 1 de julio de 2000. Esta intervención, consistente en una salpingoclasia bilateral o ligadura de trompas, resultó en la esterilización permanente y forzada de la señora I.V. La misma fue efectuada tras la práctica de una cesárea, sin el consentimiento informado de la señora I.V. y sin que se tratara de una situación de emergencia. La Comisión concluyó que la intervención quirúrgica constituyó una violación a la integridad física y psicológica de la señora I.V., así como a su derecho a vivir libre de violencia y discriminación, de acceso a la información y a la vida privada y familiar, entendiendo la autonomía reproductiva como parte de tales derechos. Asimismo, la Comisión concluyó que el Estado no proveyó a la víctima de una respuesta judicial efectiva frente a tales vulneraciones.”

2.  Comunicado 68/15 (11.06.15), Caso No. 12.270, Johan Alexis Ortiz, con respecto de Venezuela. 

Este asunto fue enviado a la Corte el 13 de mayo de 2015.  Según el comunicado, el caso “se relaciona con la muerte del joven Johan Alexis Ortiz el 15 de febrero de 1998 en las instalaciones de los Comandos Rurales de Caño Negro. Johan Alexis Ortiz era estudiante de la Escuela de Formación de Guardias Nacionales de Cordero (ESGUARNAC) y murió como consecuencia de disparos de arma de fuego, en el contexto de una ‘práctica de fogueo’ realizada con balas reales al interior de la instalación militar como requisito para completar su formación como funcionario de la referida institución.”

“La Comisión estableció que las propias autoridades militares crearon el riesgo al incumplir la propia regulación de la práctica, en lo relativo al plan de operación y emergencias, así como al uso de armamento y municiones.  Asimismo, la Comisión estableció que el Estado no aportó una explicación satisfactoria sobre el uso de fuego real y el incumplimiento de las medidas de seguridad. La Comisión también concluyó que el Estado no respondió de manera adecuada ni oportuna a las lesiones sufridas por Johan Alexis Ortiz, al no contar con personal médico especializado ni con una ambulancia que le permitiera recibir atención mientras era trasladado hasta un centro médico, lo cual resultó especialmente grave tomando en cuenta el lugar alejado en el que se llevó a cabo la práctica.”

“En cuanto a los procesos internos, entre 1998 y 2001 la investigación y proceso judicial en contra de los posibles responsables, fueron seguidos por la justicia penal militar, en violación a los principios de independencia e imparcialidad. Además, la Comisión encontró múltiples irregularidades que demuestran la falta de debida diligencia en la investigación, y determinó que se incumplió la garantía de plazo razonable. Finalmente, la Comisión estableció que las reiteradas denuncias de supuestos actos de tortura ocurridos antes de la muerte de Johan Alexis Ortiz no fueron investigadas.”

3.  Comunicado 69/15 (12.06.15), Caso No. 11.566, Cosme Rosa Genoveva, Evandro de Oliveira y otros (Favela Nova Brasília), con respecto de Brasil.

Este asunto fue enviado a la Corte el 19 de mayo de 2015.  Según el comunicado, el caso “se relaciona con las ejecuciones extrajudiciales de 26 personas –incluyendo seis niños/as– en el marco de las redadas policiales efectuadas por la Policía Civil de Rio de Janeiro el 18 de octubre de 1994 y el 8 de mayo de 1995 en la Favela Nova Brasília. Estas muertes fueron justificadas por las autoridades policiales mediante el levantamiento de ‘actas de resistencia al arresto’. Además, en el marco de una redada el 18 de octubre de 1994, C.S.S. (15 años de edad), L.R.J. (19 años de edad) y J.F.C (16 años de edad), fueron víctimas de tortura y actos de violencia sexual por parte de agentes policiales. La Comisión estableció que estos hechos ocurrieron en un contexto y patrón de uso excesivo de la fuerza y ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo por la policía en Brasil, especialmente en Río de Janeiro. Además, la Comisión encontró que el contexto en que ocurrieron los hechos del caso ha sido tolerado e incluso auspiciado por instituciones estatales. La Comisión también estableció que este contexto incluye la falta de mecanismos de rendición de cuentas y la situación de impunidad en que permanecen estas violaciones. En efecto, las investigaciones fueron llevadas a cabo con el objetivo de estigmatizar y revictimizar a las personas fallecidas, pues se enfocaron en su culpabilidad y no en la verificación de la legitimidad del uso de la fuerza. Tanto la muerte de las 26 personas como los actos de tortura y violencia sexual se encuentran en situación de impunidad y, a la fecha, las acciones penal respecto de la mayoría de los hechos del caso –los actos de tortura y violencia sexual en la redada de 1994 y las muertes en la redada de 1995– se encuentran prescritas a nivel interno.”


lunes, 15 de junio de 2015

Documentos sobre la elección de jueces de la Corte IDH



Reporte elaborado por Oswaldo Ruiz-Chiriboga.

Dada la inminente renovación parcial de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, comparto tres interesantes documentos que nos llaman a la reflexión. El primero, es una publicación del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), titulada “Proceso de selección de integrantes de la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos” (Documento de Coyuntura No. 10, 2014, disponible aquí), cuyo índice es el siguiente:
Reflexiones hacia una reforma
¿POR QUÉ LA DIVERSIDAD ES IMPORTANTE?
Tracy Robinson

PRESENTACIÓN EN EL MARCO DEL CONVERSATORIO PARA EL PROCESO DE SELECCIÓN DE INTEGRANTES DE LA CIDH Y LA CORTE IDH
Renzo Pomi

LA DEUDA DEL SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS PARA MEJORAR EL PROCESO DE SELECCIÓN DE SUS INTEGRANTES
Alejandra Vicente

¿ES IMPORTANTE LA PRESENCIA DE JUEZAS PARA LA LEGITIMIDAD DE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS?
Nienke Grossman

DE LEGE FERENDA: REFLEXIONES Y PROPUESTAS PARA MEJORAR LA DESIGNACIÓN Y LA ELECCIÓN DE LOS INTEGRANTES DE LA COMISIÓN Y LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
Laurence Burgorgue-Larsen

El segundo documento es el “Final Report of the Independent Panel for the Election of Inter-American Commissioners and Judges” de 2 de junio de 2015 (disponible aquí). El Panel fue convocado por Open Society y estuvo integrado por Marion Bethel (Bahamas), Belisário dos Santos Jr. (Brasil), Cecilia Medina Quiroga (Chile), Juan Méndez (Argentina), Naomi Roht--Arriaza (EEUU). Las principales recomendaciones del Panel fueron:

  • That member states create at national level a formal, independent and non-political body to select the nominated candidates that would be broadly representative, and which would assess and interview candidates in a public manner.
  • That states should nominate a minimum of two candidates for election, at least one of them a woman.
  • That the OAS set up an ad hoc Advisory Committee responsible to review the suitability of candidates and to provide guidance to states in the election process – a model now embraced by both the European Court of Human Rights and the International Criminal Court.

Finalmente, les comparto un artículo de mi autoría, titulado “The Independence of the Inter-American Judge”, que fue publicado en la revista The Law and Practice of International Courts and Tribunals (disponible aquí), y cuyo resumen es el siguiente:

“This article describes and analyzes several safeguards of the independence of the Inter-American judge. It concludes that the system enshrined in the American Convention on Human Rights, the Statute of the Inter-American Court of Human Rights and the Court’s practice are not enough to guarantee the appearance of independence of the Court’s judges. The major problem is the process of nomination and election of judges. At both national and international levels the process is not clear, transparent, or accountable. Women and ethnic and cultural groups are underrepresented. Judges’ terms of office and the re-election possibilities should be revised. Lastly, some guidelines should be adopted in order to regulate judges’ outside activities, incompatibilities, and disqualifications. All these issues should by addressed by the Organization of American States, States Parties to the Convention, and the Court itself, and this article gives some recommendations in this respect.”